Sanación del útero y el linaje con Meditaciones.

07.11.2020

Meditaciones y Visualizaciones. 

Lo ideal es combinar estos trabajos con la respiración ovárica, que consiste en mover la energía sexual y elevarla desde nuestro 1er y 2º chakra, hasta el del corazón, Anahata.

Y, por otra parte, está muy relacionado con el uso del Yoni Egg. De hecho, cuando se utilizan estos cristales, se combinan estas tres herramientas:

Yoni Egg + Respiración Ovárica + Meditaciones

Te recomiendo que realices estas meditaciones en la cama, antes de irte a dormir. Puedes usar tu huevo vaginal o no. Lo que si haremos, será empezar a conectar con nuestro cuerpo, en concreto con la zona del tándem, del hara, de tu centro de poder, mediante la respiración ovárica (también conocida como tántrica o uterina). 

Siente como la respiración te lleva a un estado de mayor conexión contigo. Siente tus manos sobre tu vientre y visualiza esa zona llena de luz sanadora. Si tu útero u otro de órganos ya no está contigo, tú vas a llenar es espacio de luz igual, limpiando energéticamente la zona y también tu herida emocional.

Escucha a tu cuerpo. ¿Qué mensajes tiene para ti, qué pensamientos y emociones afloran? Déjate sentir, llora si así se da y, sobre todo, date mucho amor y comprensión. 

Puedes tener un diálogo contigo, con tu cuerpo, atender a esa herida. Escucha a tu corazón, que seguro tiene sabias y sanadoras palabras para tu útero y para ti. 


Sanación del linaje

La sanción del linaje la puedes abarcar desde muchos ángulos. Puede que quieras sanar la relación con tu padre, tu madre o ambos. O quizá con todas tus ancestras y dejar de repetir patrones transgeneracionales. Sanarte a ti y a ellas de heridas muy profundas como abusos y sumisión y volver a conectar con todo vuestro poder. O igual hay un ser no-nato, que necesita ser reconocido, amado y tú necesitas comprender y perdonarte.

Quiero matizar, que cuando digo sanar la relación, no me refiero necesariamente a que la relación con esas figuras, en el caso de estar en vida, cambie. Esto quizá no sea posible, por muchos motivos, pero tú si vas a soltar la carga que arrastras. Los trabajos de sanación, lo que consiguen es que TÚ te liberes de cualquier creencia o herida que te bloquee. Que puedas amarte plenamente, soltando miedo, dolor, rencor y liberar también a la otra parte, desde un punto de vista emocional y energético. 

Este primer post, voy a abarcar el tema de una forma más genérica y tú podrás trabajarlo de manera más específica, dentro de lo que prefieras sanar. Recuerda que para abrir estos procesos, es recomendable el apoyo de un/a terapeuta. Si te apatece que te acompañe, no dudes en ponerte en contacto conmigo.  

Para cualquier sanación del linaje, considero esencial primero reconocer, cuidar y amar a tu niño/a herida/a. 

Tu niño/a interior, convive contigo, sois un equipo. Por eso, el trabajo de crecimiento personal debéis hacerlo de la mano. Esta personita te va a enseñar muchísimo si aprendes a escucharla. Te habla cuando se abre alguna herida de la infancia. O mejor, dicho, el recuerdo de la vivencia que tuviste cuando eras un/a niño/a, frágil y dependiente. 

Si tenemos en cuenta que se trata de una percepción subjetiva de un infante y, a día de hoy, ya pasó a ser el recuerdo de eso, te darás cuenta de lo distorsionado que puede estar.

Tu niño/a es esa parte más vulnerable de ti, que necesita ser atendida por tu yo adulto/a. Tú le ayudaras a liberarse de sus miedos y él/ella te enseñará a amar y perdonar. 

Ahora eres una persona sabia, empática, que entiende las mochilas que podemos arrastrar los adultos. Y aún más hace una o dos generaciones, donde no había tanta conciencia en trabajar la inteligencia emocional. Cada uno hace su camino lo mejor que puede dentro de sus recursos y sus capacidades. Y, si sientes que no fuiste amado/a como merecías, probablemente tus progenitores tampoco y su herida les condicionaba.

Haz este proceso sin victimismos, empoderándote, liberándote. Desde el amor, la compresión, la autoestima y dándote todo el amor y la atención que necesitas. Y así, podrás dejar de vivir desde la carencia, el miedo, el rencor y liberarte a ti y a tu linaje de todas sus heridas.


La culpa y el perdón

Cuando comprendes que todos somos niños heridos, inclusive tus padres y que no siempre se tienen herramientas para sanarlo, trabajando el amor propio y, por lo tanto, la capacidad de amar a los demás, te resulta mucho más fácil no ver culpables ni víctimas y estás preparado/a para perdonar y soltar. 

Libérales de la culpa, libérate tú. Suelta cualquier creencia de tu subconsciente que te haga pensar que no eres merecedor/a de amor. Tú y todo tu linaje sois, en esencia, seres de amor, de luz. Puedes visualizar esas almas, esos niños y niñas, puros, todos de la mano, con su figura adulta detrás, cuidándolos. Y todos juntos, os acompañáis en este trabajo de unión, de crecimiento, de comprensión, de amor incondicional. Libérate y libéralos a todos/as, de sus miedos, sus heridas, bañándolos a todo/as de una luz amorosa. Siente ese amor puro que inunda todo y respira profundo,