Aroma de Geranio y niño/a interior

07.11.2020

Aceite esencial de geranio.

Los aceites esenciales tienen propiedades que nos ayudan a encontrar el equilibrio físico, mental, emocional y energético, Dependiendo de su frecuencia, servirá para liberar unos bloqueos u otros. 

En concreto, el aroma de geranio nos ayuda a conectar con el Amor y la Confianza. Es un aceite ideal para liberar corazas, reforzar la autoestima y abrirnos al mundo de nuevo. Pero para ello es necesario entender por qué nos hemos cerrado. Sin caer en proyecciones del tipo "es que Pepito me hizo esto, o... es que la gente es mala". No, la sanación la vas a encontrar mirando dentro, no fuera. Pregúntate qué te pasó a TI para cerrarte, no qué hizo el otro. Qué herida profunda se ha abierto para que te protejas así. Es tu niño/a interior escondiéndose y necesita que tú le escuches y le cuides, que le des la mano y se pueda sentir seguro/a de salir al mundo de nuevo y ofrecer todo ese amor y esa luz que lleva dentro. Pero antes, tu yo adulto/a ha de enseñarle lo bonito que es dar y recibir amor, dándoselo tú primero. 

El geranio nos ayuda reprogramar el cerebro, liberándonos de esas creencias limitantes, de esos mensajes que nos llegan de la corteza prefrontal y que no todos son útiles para nuestra seguridad y supervivencia actualmente, puesto que almacena recuerdos, sensaciones, emociones y, además, es una parte creativa capaz de dibujar escenarios, por lo que esta información es totalmente subjetiva. En muchas ocasiones, lo que consigue es bloqueándonos, inculcándonos miedo a repetir experiencias pasadas que asociamos a dolor, sin una visión más amplia y objetiva de la situación. Porque a nuestro cerebro le gusta tener el control, es reticente a probar cosas nuevas, al cambio. Y, frente a la incertidumbre, genera una fuerte respuesta de alerta en nuestro sistema límbico y amígdala. Es una respuesta inconsciente de autosabotaje. 

El geranio hace un trabajo de biodescodificación, reorganizando y seleccionando esas creencias. Liberándonos de las que ya no nos sirven para avanzar, o incluso, aquellas transgeneracionales o sociales, esos introyectos que nos limitan y no nos pertenecen. 


Si quieres saber como trabajar cada chakra con aromaterapia, haz click aquí: https://www.marichyasana.com/l/aromaterapia-y-chakras/ 


Cuidar a nuestro/a niño/a interior.

BIBILIOGRAFÍA RECOMENDADA:

- Para trabajar las corazas, el clásico:

"El caballero de la armadura oxidada", de Robert Fisher.

- Para el niño interior:

"¿Dónde están mis monedas?", de Joan Garriga.

- Para la autoestima:

"La maestría del amor" de Miguel Ángel Ruiz Macías (autor también de "Los 4 acuerdos toltecas")


Si te paras a reflexionar, podrás darte cuenta de que tus partes más inseguras, irracionales, defensivas o dependientes te conectan con heridas de la infancia, con las carencias e inseguridades que sentiste entonces. 

La manera que tienes de relacionarte con el entorno, cuando expones tu parte más sensible, refleja como viviste tu rol dentro tu familia durante la infancia. O mejor, dicho, el recuerdo de la vivencia que tuviste cuando eras un/a niño/a, frágil y dependiente. 

Si tenemos en cuenta, que es una percepción subjetiva de un infante y, a día de hoy, ya pasó a ser solo el recuerdo de eso, te darás cuenta de lo distorsionado que puede estar, por más real, intenso y presente que tú lo sientas. 


Pero hoy eres una persona adulta, autosuficiente, sabia, compasiva y empática. Y en tu mano está cuidar de tu niño/a herido/a cuando sientas que, de manera irracional, actúas desde la fragilidad o, incluso, desde la tiranía. Hoy tienes la capacidad de hablar con él/ella cuando se sienta amenazado/a, olvidado/a y abrazarle, calmarle, darle la atención y el cuidado que necesita. 

Esta es la manera de acompañarle, desde tu yo adulto/a, con recursos, con vivencias, con sabiduria, con madurez. Para que podáis caminar juntos, pero tengas la capacidad de ser tú quien dirija tu vida de una manera adulta.

Por otra parte, nuestro niño/a interior también representa esa parte inocente y espontánea de nosotro/as mismo/as. Toda nuestra parte más emocional, más vulnerable, nos conecta con ese Ser, abierto/a a dar y recibir amor, a sorprenderse por todo, a disfrutar de los pequeños detalles de la vida. El geranio nos ayuda a conectar con esta parte, abriendo Anahata, el chakra del corazón.