PAS y energías (2ªParte)

09.11.2020

Como te comentaba en la 1ª parte de este artículo, las cuatro características que definen a las personas altamente sensibles de acuerdo con la Dra. Elaine Aron son:

  1. Procesamiento y pensamiento profundo y reflexivo
  2. Alta emocionalidad y empatía.
  3. Alta sensorialidad, acompañada de una capacidad acentuada para captar gran cantidad de matices y detalles del entorno.
  4. Facilidad para padecer saturación física o emocional y agotamiento.


A continuación, las voy a desarrollar un poco más, pero me gustaría matizar que esto solo serían tendencias. Si tú ya has trabajado en ti y en tu crecimiento personal, probablemente reconozcas que has pasado por ahí, pero muchas de estas características, ya has aprendido a gestionarlas de la manera más sana para ti. 

1. PENSAMIENTO Y PROCESAMIENTO PROFUNDO

Somos personas muy reflexivas y profundizamos mucho en cualquier cosa, por eso solemos ser muy precavidos/as en la toma de decisiones, hecho que puede llegar a desesperar nuestro entorno (si te identificas con este aspecto, probablemente ahora estés sonriendo, recordando alguna situación) Esto no implica vivir desde la inseguridad o el miedo, de hecho somos personas muy intuitivas, resolutivas y tenaces a la hora de afrontar problemas. Es decir, no por ser sensibles nos abruma el mundo ni nos hacemos pequeños frente a cualquier adversidad, más bien, todo lo contrario. 

2- ALTOS NIVELES DE EMOCIONALIDAD Y EMPATÍA

Solemos sentir de manera intensa la emociones y también perduran más, pero no tenemos dificultad alguna en reconocerlas, gestionarlas y expresarlas. El problema es que todo este trabajo tan profundo, supone un desgaste energético importante.

Nos incomoda enormemente la confrontación, el sarcasmo o las palabras duras y podemos percibir esa energía densa, aun cuando no se ha manifestado todavía, pero ya se está gestando en "el campo". 

Somos más susceptibles a las críticas y valoraciones, tanto positivas, como negativas. Yo personalmente, he trabajado (y sigo) el desapego en este aspecto. Ser muy susceptible a la valoración externa nunca va a traer estabilidad emocional, porque no depende de ti y, en el fondo, no tiene que ver contigo. Pero lo que SÍ da estabilidad es el autoapoyo y la aceptación y el saber tener una visión objetiva y empática, reconociendo la historia personal de cada uno y ver que la opinión del otro/a, le describe más a él/ella que a ti. 

Es decir, si recibes un feedback positivo de un/a cliente/a, eso no te hace mejor o peor profesional, puede hablar, en todo caso, de tu capacidad empática para entender las necesidades de esa persona. Pero el valor que tú te das, no debería depender de eso. Lo que si es a celebrar, es el hecho de que dos personas hayan sabido conectar, eso siempre es hermoso.

Pero si, por el contrario el feedback es negativo, significa que no vibráis igual, esa conexión no se ha dado y no pasa nada, está bien así. Respeta tu proceso y el del otro. Y en todo caso, si algo te resuena, una vez lo asientes, siempre puedes trabajar en ello. (en Gestalt se habla del 50% /50%)

La empatía consiste en entender a una persona desde su punto de vista, en vez del propio. Esto ayuda a comprender mejor el comportamiento y la toma de decisiones del otro en determinadas circunstancias. Ser empático te ayuda a no tomarte las cosas como algo personal y a no juzgar.

La empatía es un rasgo muy característico de los PAS. Pero es necesario para nosotros no "pasarnos de empáticos" y aprender ver el mundo del otro, sin perdernos en él. 

Lo cual me lleva a mencionar la Confluencia, como "mecanismo de defensa o neurótico" de la Gestalt:

La confluencia es una pérdida de los límites entre el yo y el entorno, en donde existe una fusión con lo externo. 

Una persona PAS, que no se ha trabajado en este aspecto, es muy probable que tenga un rol de ayudador/a desmesurado. Que no haya aprendido a poner límites, a cuidar su espacio, su energía, su propio bienestar y se rodee de personas con mucho conflicto interno. Yo personalmente, tuve una época donde solo me fijaba en músicos atormentados. Muy bohemios, muy sensibles, muy artistas, pero con poca autoestima e inteligencia emocional. Mi ego veía en ellos unas luces de neón que decían: ¡Sálvame, cuídame! Sin entender que cada uno tiene su proceso y su forma de vivir la vida. Y a su vez me atraían, porque yo también era así ¡Obviamente! Vamos, que toda esa energía y ese amor primero me lo tenía que dedicar a mí y el universo me lo estaba diciendo mediante mensajeros con largas melenas y bonitas guitarras. 

Sí que es cierto, que entre los PAS, existe una tendencia a ser dependientes y co-dependientes y, una vez más, a valorarse a través de la relación con el otro. Sería algo así como: cuanto más ayudo, mejor persona me siento y más me valoro. El trabajo para un PAS aquí está en atenderse quererse y cuidarse primero a si mismo/a y sobre todo, a priorizarse sin remordimientos. 

3. ALTA SENSORIALIDAD Y SENSIBILIDAD A LAS SUTILEZAS

Captamos un mayor número de estímulos sensoriales, percibiendo detalles que, para otras personas, pasan desapercibidos, como olores, colores, sonidos, cambios de luz o energías. Esto nos dota de mayor sensibilidad artística y la capacidad de desempeñar trabajos de manera minuciosa. 

No se trata de que nuestros sentidos estén más agudizados, sino que nuestro cerebro los procesa más intensamente a nivel neurosensorial.

Esto hace que valoremos más los pequeños detalles de la vida, pero también puede ser difícil no acabar agotado/a por esta sobreestimación, puesto que a veces llegamos a percibir indirectamente los sentimientos de otras personas y a sentir su energía. También la podemos sentir de animales, lugares o cosas. Lo impactante es que, muchas veces, podemos saber como se sienten los demás, incluso antes de ellos mismos tomen conciencia, esto se debe a que esa energía ya se está gestando en el "campo".

4. SOBREESTIMULACIÓN SENSORIAL

Estos estados de saturación nos provocan fatiga y estrés. Por tanto, es de suma importancia para nosotros conocer nuestros ciclos de energía y buscar ratos de descanso siempre que sea posible.

En algunos casos, podemos incluso pasar ansiedad o tener algún síntoma de un ataque de pánico en lugares abarrotados como centros comerciales (especialmente en rebajas), el metro, inauguraciones, manifestaciones, festivales y en lugares muy concurridos en general. Yo personalmente me pongo malísima, nivel sudores fríos, taquicardia, presión en el pecho y empezar a hiperventilar. 

Por otra parte, cuando algo nos gusta, realmente nos entusiasma, nos llena de vitalidad y profundizamos muchísimo en ello, llegando a ser bastante obsesivos. Por eso debemos aprender a gestionar nuestra energía, a racionarla. De hecho, es común en los PAS querer abarcar muchas cosas, hacer mil planes y dejar la mayoría inconclusos, con la correspondiente culpa y frustración que le suele acompañar. Es importante vivir el día a día y ponernos unos objetivos reales y a corto plazo. Porque cuando estamos en el momento "subidón", hasta las cejas de adrenalina, noradrenalina o cortisol, nos venimos arriba, pero hay que ser conscientes de que estos "chutes" no son estables, no duran y siempre acaban decayendo.


¡Muchas gracias por leer! Espero que esta información te haya sido útil, para entenderte mejor a ti, si eres altamente sensible, o las personas PAS que haya en tu entorno. 

Realiza este test, si sientes que puedes ser PAS.